feed

Las crónicas de Ed: El caballo, mi coche y la (in)justicia



En la primera mitad del año 2013 se celebró una fiesta rociera a la cual acudió -llamada por el organizador- una joven (llamémosla Joana González, en lo sucesivo J.G.) con dos caballos de su propiedad. En un momento dado, J.G. se bajó de uno de ellos y se subió al otro. El que quedaba libre fue ocupado por un espontáneo (llamémosle Javier Sarabia Pinteño, en lo sucesivo J.S.P.), al cual -según la dueña- le dijo que no le daba permiso para subirse y que ante su insistencia en querer montarlo, le manifestó que todo lo que ocurriera sería bajo su responsabilidad. El caso es que J.S.P. no consiguió dominar al caballo y, como resultado, acabaron equino y jinete aterrizando sobre mi coche, el cual estaba correctamente aparcado ya que no se había acotado la zona ni se había anunciado evento alguno.