feed

El Experimento Filadelfia (teorías conspirativas)



Escucha este post Share

En el año 1943, en plena 2ª Guerra Mundial, la Marina de EE.UU. llevaría a cabo en el más estricto de los secretos una serie de experimentos más conocidos como "Proyecto Arcoiris" en los astilleros navales de Filadelfia (Pensilvania).




Clic para Ampliar


La base de los experimentos era la 'Teoría del Campo Unificado' de Albert Einstein, quien, a su vez, se había basado en trabajos previos de Nicola Tesla. En resumen, dicha teoría postula la interrelación entre las fuerzas de la radiación electromagnética y la gravedad. Mediante una aplicación especial de la teoría, se creía posible, usando equipo especializado y suficiente energía, curvar la luz alrededor de un objeto, volviéndolo esencialmente invisible.

Los experimentos comenzarían en el verano de 1943 y tuvo relativo éxito el día 22 de julio al conseguir que un barco destructor, el USS Eldridge, se hiciera casi totalmente invisible: ya no estaba en su sitio, pero en la superficie del mar podía verse claramente la marca de su peso al desplazar el agua. Sin embargo, algunos miembros de la tripulación se quejaron de náuseas e incluso algunos desaparecieron misteriosamente. En ese momento se tomó la decisión de alterar el experimento para que el barco se hiciera únicamente invisible a los radares.

Un nuevo experimento que se llevó a cabo el 28 de octubre logró que el Eldridge -esta vez sí- desapareciera completamente, y no sólo de cara a los radares. Mas no queda ahí la cosa, sino que -además- un marine de la base naval de Norfolk (Virginia), a 600km de distancia, afirmaría haber visto al Eldridge durante varios minutos, tras los cuales desaparecería (momento en que volvería a ser visible en Filadelfia en sus coordenadas originales).

Aunque el experimento tenía por objetivo hacer invisible al navío, accidentalmente se había conseguido teletransportarlo, lo cual era incluso mejor. El experimento fue un éxito completo pero el efecto sobre la tripulación fue un fracaso absoluto: cinco de ellos se fusionaron con el metal del navío, la mayoría padecieron serios trastornos mentales que rozaban la esquizofrenia, otros sufrieron desmaterializaciones de partes de sus cuerpos e incluso hubo casos de combustiones espontáneas (algunos estarían ardiendo 18 días). Balance final: de los 22 hombres, 16 fallecieron y 6 se volvieron locos.

Estos experimentos permanecerían ocultos hasta que en el 13 de enero de 1956 el profesor, astrónomo, investigador y escritor Morris Ketchum Jessup recibió una carta de un hombre que se identificaba como "Carlos Miguel Allende". En ella, Allende informaba a Jessup del Experimento Filadelfia, el cual supuestamente había sido dirigido por el Dr. Franklin Reno. Afirmaba que los resultados fueron y son hoy prueba de que la 'Teoría del Campo Unificado' hasta cierto punto es correcta. Como prueba de la existencia de dicho experimento citaba a los periódicos de la época e incluso testificaba haber visto él personalmente la primera desaparición y reaparición del Eldridge mientras trabajaba en el carguero Liberty Ship Andrew Fursten (proporcionó su propio número de identificación en la Marina: Z416175). También afirmaba que sus compañeros Conally, Richard Splice y Price, y el primer jefe Monwsely, habían sido testigos del fenómeno. En este carguero que acompañaba al Eldridge, además de la tripulación, iba en él un grupo de científicos. Ante la petición de Jessup de evidencias y detalles específicos, el re-bautizado por sí mismo como "Carl M. Allen" insinuó que estos sólo podría ser obtenidos bajo la hipnosis. Al considerarlo una pérdida de tiempo, Jessup decidió olvidarse del asunto.

La marina de Estados Unidos sostiene que ha buscado archivos que se refieran a este Experimento y no los ha encontrado, ni ha encontrado evidencia de que se intentara siquiera. Evidentemente, ¡qué van a decir sino los propios implicados!

Con todo, el USS Eldridge realmente existió (su número de matrícula era DE-173) y misteriosamente fue puesto en reserva tan sólo tres años después de su puesta en servicio en 1943 en el Astillero Naval de Nueva York. No sólo no se tiene registro de ninguna actividad suya en los Astilleros Navales de Filadelfia, sino que además hay toda una serie de misterios relacionados con él, como si de un banco fastama se tratara: Las cartas de navegación, la bitácora y las 300 toneladas de instrumentos que llevaba a bordo el barco se perdieron. Asimismo, el Instituto Naval norteamericano no tiene casi fotos en los archivos del Eldridge y las fichas de los marineros no se localizan en ninguna parte. Finalmente, el barco fue donado a Grecia casi desmantelado en el año 1951.

Aunque no sabemos si realmente la Marina de EEUU llegó a experimentar con la 'Teoría del Campo Unificado', lo que sí sabemos es que el propio Morris K. Jessup había instado a que se llevara a la práctica, tanto es así, que esto fue lo que motivó inicialmente a Allen a escribirle. Jessup especulaba que la antigravedad y/o el electromagnetismo podían ser responsables de la fuerza propulsora de los OVNI. Morris se suicidaría de una forma extraña y poco clara en el año 1959 y a Allen se le diagnóstica de esquizofrénico, no siendo apto para declarar nada.

A raíz de este "supuesto" experimento han surgido diversas Teorías de la Conspiración...

En una de ellas hay que remontarse hasta el año 1913, en que Nicola Tesla en uno de sus experimentos con sus enormes antenas RCA de radio estableció contactó con seres extraterrestres de las Plaiades (quienes aparentaban ser completamente humanos), y mantuvo esta relación durante más de 20 años. Estos extraterrestres le pidieron que organizara una reunión con el presidente de EEUU ya que estaban interesados en cambiar alta tecnología por ciertos privilegios planetarios. El encuentro con el presidente Franklin Delano Roosevelt tuvo lugar en el buque Pennsylvania en 1934 en medio del Pacífico. Así, a partir de ese año la tecnología se impulsó de forma sorprendente y al llegar al año 1943 se llevó adelante el experimento Filadelfia con dos objetivos: el ya expuesto de hacer invisible a los barcos, tan necesario en tiempos de guerra, y la petición de los seres extraterrestres de abrir una ventana espacial para poder ellos penetrar fácilmente en el planeta. Desde entonces la ventana permanece abierta. Esta teoría está basada en gran medida en las declaraciones efectuadas por Alfred Bielek, quien se auto-proclamaba como uno de los científicos que participaron en el Proyecto.

Otra teoría manifiesta que El Experimento Filadelfia tuvo su continuación en los años 80 en la base naval de Montauk (Nueva York) y que entonces se abrió por accidente un portal en el espacio-tiempo por el cual entrarían extrañas criaturas (entre ellas, en su momento se barajó el conocido como "Chupacabras").

¿Al final qué nos queda? Pues que Hollywood haya llevado el "Experimento Filadelfia" a la Gran Pantalla en 1984 (y 9 años después habría una secuela).