feed

Disney subliminal (¿leyenda urbana?)



Escucha este post Share

He aquí el porqué los psicoanalistas no llevan a sus hijos a ver películas de Disney. Y no lo hacen porque Blancanieves comparta casa con 7 enanitos o porque a Pinocho le crezca la nariz, sino por el supuesto contenido subliminal de sus películas. Veamos algunos ejemplillos:


En dos de los fotogramas de la película Los Rescatadores del año 1977 se podía ver a una mujer en topless. Esto ocurría alrededor del minuto 28, cuando los dos ratoncitos van en una lata de sardinas y pasan por delante de un edificio con ventanas amarillas.


Clic para Ampliar


En este caso, le leyenda urbana no es tal, sino que fue real: en determinadas ediciones del video (otras fueron retocadas por Disney) se puede ver, con toda claridad, a la modelo con los pechos al aire.


Clic para Ampliar


En ¿Quién engañó a Roger Rabbit? de 1988 se dan dos casos... En el primero nos encontramos a la famosísima Betty Boop mostrándonos sus pechos. Esto ocurre cuando se queja a Eddie Valiant de su condición de dibujo sexy pasado de moda, ante el iminente número musical de Jessica Rabbit. Tras cerrarle la boca al perplejo Eddie, Betty se gira y, durante un segundo, se baja el vestido lo suficiente como para que se le vean los dos pechos.


Clic para Ampliar


En otra secuencia, la mismísima Jessica Rabbit, es empujada y, al caer al suelo, deja entrever lo que hay bajo su falda, o más bien, lo que no hay. Los responsables de la película atribuyen esta imagen a un fallo del coloreado... pero la posición en que queda el brazo, que parece apartar el vestido, resulta muy sospechosa. Ya se encarga la propia Jessica Rabbit de justificarse: “Yo no soy mala, es que me han dibujado así”.


Clic para Ampliar


En el cartel de la película La Sirenita de 1989 se puede ver un pene dorado haciendo las veces de torreón. En este caso Disney negó rotundamente que la imagen mostrase un miembro viril y culpó a las mentes calenturientas de ver lo que querían ver.


Clic para Ampliar


En la película hay otro momento controvertido: En la escena en la que la malvada Úrsula se hace pasar por Ariel para casarse con el apuesto príncipe a bordo de un barco, el sacerdote que oficia la ceremonia sufre una paulatina erección conforme se acerca la feliz pareja.


Clic para Ampliar


Nuevamente esto fue negado, se alegó que eran sus piernas...


Clic para Ampliar


En la película Alladin de 1992, en su versión orginal se afirma que Aladino dice: "Bueno adolescentes, quitáos la ropa" (“good teenagers, take off your clothes”). Lo que teóricamente decía era: “C’mon... good kitty. Take off and go” y se dirigía al gatito Rajah. Pero cuentan que había una mezcla de sonido muy rara que hacía que cada mitad de la frase aparentase provenir de un hablante diferente.



En El rey león de 1994, más o menos en el minuto 40 y medio, se puede apreciar que cuando Simba (que en swahili significa león) se tira al suelo, se levanta una nube de polvo, y en el cielo nocturno las estrellas se confabulan para formar la palabra “Sex”.


Clic para Ampliar


Disney alegó que realmente ponía SFX, como homenaje a los creadores de los efectos. También realacionado con El rey león, resulta curioso que uno de los personajes se llame Pumba. Si se consulta el diccionario swahili comprobamos que significa "Excreción que sale por debajo del prepucio" (¿¡!?.


Clic para Ampliar


En Hércules de 1997, cuando éste se convierte en héroe y unas fans se cuelan en su casa, cuando se abalanzan sobre él, hay una rubia en especial que lo hace con demasiado ímpetu y parece gritar "fóllame" o "a follarle". El doblaje no está todo lo pulido que debiera, sin duda la chica grita "voy a desmayarme", ¿o no?



¿Casualidades, mensajes subliminales, bromas o venganza de los dibujantes y guionistas? Tú decides.

2 comentarios:

Paula dijo...

Mmmm, si, hay más mensajes subliminales que no has puesto. Pero parece ser que.... Para mi son venganzas de los dibujantes.

Ed Charrúa dijo...

Paula, no te las guardes para ti, sé solidaria y comenta más mensajes subliminales. Gracias y bicos.

Haz clic aquí para dejar un comentario