feed

Análisis de un grupo de rock estándar



Escucha este post Share

Hoy amigos lectores, os voy a dejar un artículo que tengo desde hace mucho. He perdido la fuente (no sé si lo habré obtenido de fidonet)... si alguien sabe de quén procede, le agradecería que me lo comunicara en los comentarios.


ANÁLISIS DE UN GRUPO DE ROCK ESTÁNDAR


Un grupo de rock estándar se compone básicamente de cinco o seis componentes, a saber: vocalista, guitarrista solista, bajista, baterista, teclista, y en muchos casos guitarrista rítmico.

Vocalista: ¿el miembro más importante de todo grupo?Comenzaremos el análisis por la que parece, a la vista del gran público, la figura más importante... EL VOCALISTA. Es por naturaleza la estrella del grupo (o al menos así lo cree él o ella). Suele llegar al ensayo una hora tarde y antes de que nadie pueda preguntarle por la razón de su tardanza, éste salta con cosas como: "¿Aún no habéis montado mi micrófono?", "Yo no vengo aquí a perder el tiempo", "No me hagáis gritar más, que tengo la voz tocada" (esta última frase la dice mientras chupetea un canuto o mama de una birra fresquita). Y no hablemos de cuando hay que cambiar de tono un tema... Te pegas dos horas, y al final acabas en el tono original.

El guitarrista solista: lo más parecido a un Adolf Hittler en plan rockeroSeguiremos con un personaje que, según se mire, no se diferencia mucho del anterior... EL GUITARRISTA SOLISTA. Es por naturaleza el máquina de hacerse el sordo, no se sabe cómo, pero según él, su guitarra nunca tiene bastante volumen. Suele ser lo más parecido a un Adolf Hittler en plan rockero. Cuando trae a los ensayos algún riff nuevo es totalmente imposible intentar hacer otra cosa, y además es peligroso discutir con él, su argumento es: "Esto es buenisimo, y aquí se monta esto, para eso soy el solista". Sus composiciones suelen ser las más largas debido a los 48.753 compases que dura el solo de guitarra.



El guitarrista rítmico: el sometido por naturalezaAhora pasaremos a relatar la triste historia del eterno sumiso... EL GUITARRISTA RÍTMICO. Admira, venera, y casi se podría decir que está enamorado de su compañero solista, sin advertir que es éste quien le relega a su segundo plano. Siempre que se discute algo sobre un tema dice cosas como: "Hombre, si el solista dice que está bien, es que está bien". O aquello de: "Creo que se me oye demasiado, voy a bajar mi ampli un poco". Es el sometido por naturaleza, sin advertir que muchas veces el grupo no sonaría sin su trabajo, pero es feliz así, él verá lo que hace.

El teclista: el intelectual del grupoHay quien cree que todos los componentes de un grupo de rock están siempre de juerga y borrachera. Vamos a ver, que esto no es así... por ejemplo el caso de EL TECLISTA. Es el intelectual del grupo: Siempre cargado con una carpeta llena de partituras y panfletos de obras de teatro, conciertos de cámara y demás guarradas, nocivas para la salud. Monta el teclado en el sitio más molesto del local, no hay manera de moverse sin tirar el teclado o los putos papelotes de la carpetita. Además tiene una extraña forma de dar "por culo"; por ejemplo: "Ese acorde no está bien, es un fu remol disminuido, enredando el harmónico natural con la séptima de re sometido". Y cosas así, vamos, un tio muy raro.

El bajista: nadie echa en falta su ausenciaAhora vamos a adentrarnos en los barrios marginales, en los auténticos suburbios... EL BAJISTA.
  • ¿Quién es ese extraño personaje que ha olvidado dos cuerdas de su guitarra?
  • Que noooooo, buuurro, que es el bajistaaaa.
  • ¿El lo queeeeeee?
¿Cuántos de ustedes han visto al bajista de un grupo en un clip? ¿O el primero en los créditos de un disco? Nadie. Es el marginado de toda la vida, si eres bajista y llegas tarde a un ensayo, podrás comprobar que el ensayo ya ha empezado, y lo que es peor, nadie echa en falta tu ausencia. Esto no pasaría nunca si fueses el guitarra solista. Pero si se sabe aprovechar, este anonimato puede ser muy divertido.

El baterista: el hombre felizY por fin, el hombre feliz, conocido por las malas lenguas como "el sincerebro"... EL BATERISTA. Sí, damas y caballeros, es el hombre feliz. Obsérvenlo mientras sus compañeros buscan el tono adecuado para un tema (léase el vocalista). Se dedica, por ejemplo, a rascarse la espalda con una baqueta, apretar las barras de platos, o simplemente a tocar los cojones con el cencerrito. Pasa de harmonías, acordes, escalas y demás complicaciones, él va a lo suyo: Ratatatata tukutatukuá pom pom tatachin rakatrakatun (si bemol si bemol si bemol) pon pon chinpommmmm. Y además tiene la ventaja de poder rascarse los cojones en pleno directo (pregúntenle a los Siniestro Total). Menos mal que a los demás componentes del grupo les queda el consuelo de las peonadas que se pegan para montar y desmontar.

Y así doy por concluido mi análisis sobre un grupo de rock estándar. Pido perdón si alguno de ustedes se siente dolido por este análisis, porque no es mi intención molestar a nadie, bueno, los vocalistas que se jodan, por pedantes.