feed

Las malas jugadas de los sms



Escucha este post Share


     Último año de preparatoria en Cleveland, Ohio (Estados Unidos). Al viaje escolar organizado acudió con el resto de compañeros, Elizabeth Frisinger, de 18 años de edad, quien en breve iniciaría su nueva etapa académica en Syracuse. Estaban en la playa y bajo la complicidad de la noche, supuestamente ella lo hizo por primera vez. Aparentemente estuvo muy bien, tanto que sintió la necesidad de contarlo. ¿A quién mejor que a una amiga íntima? Cogió su iPhone y escribió el texto: "¡Dios mío! ¡Acabo de tener mi primera vez en la playa! !Genial! ¡Ojalá estuvieras aquí!" El mensaje va en dirección a su destinatario.

     Pasados unos instantes, Lizzy recibe un mensaje, ansioso lo abre imaginándose que pondrá algo del estilo: "Me lo tienes que contar con pelos y detalles". Sin embargo se sorprende al comprobar que el remitente es su padre, quien le escribe: "Entiendo que pretendías enviar este mensaje a otra persona, Lizzy". La chica, avergonzada, comprueba que efectivamente se confundió en el destinatario del mensaje. En medio de su abochornamiento y maldiciéndose a sí misma, recibe un nuevo mensaje. Otra vez el remitente es su padre, quien esta vez le escribe: "El viaje escolar se terminó. Mañana regresas en el vuelo de las 7:10 am por Delta número .... Usa mi tarjeta de crédito para pagar el taxi".


     ¿Pero cómo se entera el mundo entero de este incidente? Porque Elizabeth comete un nuevo error... le muestra el intercambio de mensajes a algún conocido, el cual no tiene ningún reparo en hacerlo circular por Internet a principios de diciembre del año pasado, y claro, la noticia da la vuelta al mundo en poco tiempo, causándole una gran humillación a la joven. Para colmo de males, alguien también decidió filtrar a una estación de radio en Cleveland una foto de anuario de la chica en cuestión y explicando el sucedido detalladamente.

Fuentes: The Post Chronicle y The Inquisitr.


     ¿Qué clase de periodismo practican las fuentes arriba citadas cuando se hacen eco de una noticia semejante? En cualquier caso, y como yo no soy periodista, creo que hay muchos interrogantes y especulaciones en ella...

     Empezaré por suponer que todo es cierto, me refiero al intercambio de mensajes y a las filtraciones por Internet. Si alguien se fija en el texto del mensaje de la chica, se puede interpretar de dos formas: que efectivamente tuvo sexo por primera vez en la playa o que realmente ha sido la primera vez que está en la playa (el texto original en inglés es: "Just had 1st time on beach!"). Este segundo punto de vista se ve fortalecido con el hecho de que en Ohio, de donde es supuestamente la chica, no hay playa. Además, desea que la persona a la que le manda el texto estuviera allí... ¿Con qué motivo? ¿Con el de participar en su primera vez o con la intención de compartir con ella ese lugar tan especial? Esta otra interpretación también explicaría porqué decidió mostrar los sucesivos mensajes del padre a otra persona, seguramente para que esta viera qué malentendido hubo.

     Si siguieramos en la línea de que realmente sí ocurrió lo que ocurrió, también cabe preguntarse a qué se refería exactamente con eso de "¡Acabo de tener mi primera vez en la playa!", ¿realmente es debido a que ciertamente había perdido su virginidad o a que fue la primera vez que lo hacía en una playa? Si nos fijamos en la siguiente exclamación (¡Ojalá estuvieras aquí!), quizá podamos deducir que realmente es la primera vez que estaba haciéndolo en la playa, ya que parece descabellado que en la primera vez de una chica participe una tercera persona, ya sea chico o chica (dato que tampoco se sabe). O quizá deseaba que esté allí para contarle en persona cómo fue la cosa; como digo, hay muchas interrogantes, con lo cual se puede especular todo lo que queramos.

     Voy a seguir imaginando que la interpretación del padre es la correcta, uno se pregunta por qué entonces la chica mostró el intercambio de imágenes, y lo que es más, por qué permitió hacer una captura de ellas. ¿Y qué clase de amig@s tiene que lo primero que hacen estos es colgarlo en la red?

     Haciendo un ejercicio de imaginación, uno puede visualizar la situación: tras el acto, y aún abrazados, la chica toma el teléfono con disimulo y escribe el sms (todos conocemos a alguien que escribe los mensajes a velocidad de vértigo y sin necesidad de mirar para el teclado del teléfono), pero el error es a la hora de enviarlo, quizá hizo uso de los destinatarios recientes, creyendo recordar que el último había sido un amigo. Al recibir el primer mensaje se escandaliza pero ante la pregunta del chico (siempre suponiendo que fuera un chico) de qué le pasaba, le restaría importancia. Es con el segundo mensaje, al comprobar que la obliga a regresar a casa, cuando no puede evitar contárselo al compañero ante su insistencia, el cual se ríe de la situación y se las apaña para realizar una foto del iphone. Imaginado así, esto explicaría quién hizo las filtraciones y porqué no apareció su foto en ningún sitio (¿nisiquiera se vengó la chica?). Con amigos como éste, ¿quién necesita enemigos?

     Otra cosa que intriga es la rapidez en las gestiones del padre para organizar el regreso de la chica, ¿acaso será piloto de vuelo? ¿Y por qué le deja a la hija su tarjeta de crédito en una excursión de colegio con destino la playa?

     Toda esta historia podía haber sido verdad, y es que la tendencia normal del usuario medio de Internet es a creerse todo lo que se publica en La Red, sin embargo sólo aportaré un dato que puede echar por tierra todo lo ocurrido...

     La famosa foto de la chica (en la parte superior del post) aparece en la web de la actriz y modelo de 23 años, Janna Beth. Puede comprobarse en su sitio: Janna Beth Pics.

     ¿Montaje? ¿Publicidad gratuita? ¿Realidad todo? Sea como sea, que tire la primera piedra aquel que no haya enviado un sms confundido a la persona incorrecta. Y es que una vez presionada la tecla enviar, ya no hay vuelta de hoja, no hay forma de cancelar o anular, ¡la suerte está echada! En cualquier caso supongo que la "gravedad" (por así decirlo) del texto enviado no es realmente importante nunca, ¿o no?

1 comentarios:

Wood dijo...

Interesante historia. Cuanto montaje. De todas maneras se me ocurre que el padre pudiera cogerle el movil a la amiga de la hija, leerlo y enviarle mensaje desde el suyo. ¿Que hacia con la amiga? Lo que está claro es que una vez apretada la tecla de enviar... puedes pringar. Abrazo.

Haz clic aquí para dejar un comentario