feed

Premios de cine: Teófilos de mármol (3ª parte)



Escucha este post Share

Transcripción de la tercera parte de los Premios Teófilos de Mármol de El Cine de Lo Que Yo Te Diga de la Cadena Ser



  • Teo 'Karaoke 2008': Para una película que ha movido muchos pies, ha dado muchas sonrisas y ha hecho cantar a la gente en el cine como no ocurría desde hace muchos años, y tal vez nunca en esa proporción. El Teo 'Karaoke' es para ¡Mamma Mia!


     Vale que el argumento era una tontería, que el tono general era más bien horterilla y había algunos momentos en los que los actores nos provocaban vergüenza ajena, pero la película resultaba luminosa y poseedora de una alegría y un optimismo que se contagiaban al espectador. Y es que nos guste o no, las canciones de Abba forman parte indispensable de la banda sonora de nuestra vida, y son muchos los que reconocen que en algún momento de su existencia los suecos le marcaron profundamente. Y a eso juega ¡Mamma Mia!, a la nostalgia, con la baza de unas canciones irresistiblemente pegadizas que todos hemos tarareado cientos de veces. No era raro ver en las salas en las que se proyectaba la película, cabezas balanceándose de un lado a otro, pies que no podían estarse quietos y gente cantarrueando por todas partes. ¡Mamma Mia! es un musical en toda regla, de los diálogos hablados se pasa directamente a los números musicales, y son los propios actores los que cantan. Pierce Brosnan es de los chicos el que más números musicales asume y con resultados, la verdad, algo discretos. Colin Firth y Stellan Skarsgard, como Brosnan, nunca habían cantado y bailado antes, pero sus papeles son más secundarios, refugiándose en los coros... aunque Firth también se anima con la guitarra. Pero el premio gordo sin duda se lo lleva Meryl Streep: la actriz ya había cantado antes en otras películas como Postales desde el filo, pero esta vez ha tenido que desplegar mucha más energía... Meryl canta, baila, salta por los tejados o se desliza por una barandilla sin perder nunca el compás: "El rodaje fue una juerga continua aunque he de decir que fue también extenuante porque el papel exigía mucho físicamente. No sé, las actrices de mi edad no suelen acceder a este tipo de personajes, así que fue fabuloso descubrir que era perfectamente capaz de hacerlo". Sólo por el entusiasmo que le pone la Streep, ¡Mamma Mia! ya merecía este Teófilo de Mármol, pero también queremos reconocerle su buen rollo general... La película que más nos hizo cantar en 2008, poniendo una sonrisa de oreja a oreja en el rostro de los espectadores.




  • Teo 'Ciudad 2008': Una peli que ha filmado una ciudad hasta convertirla en protagonista... Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen.


     El hombre que durante décadas filmaba sus películas en Nueva York, ha incluido por primera vez el nombre de una ciudad en el título y, curiosamente, la elegida no ha sido precisamente Nueva York sino Barcelona. "Gente de Barcelona llamó y me preguntaron que si estaba dispuesto a rodar allí, ellos financiarían la película, y yo dije por supuesto, me gusta España, me gusta Barcelona, a mi mujer y a mis hijos les iba a encantar pasar el verano en Barcelona, así que escribí algo que pudiera rodarse allí. Si me hubieran llamado de Roma o Venecia o Estocolmo, o Dios sabe de dónde, también habría aceptado. Fue una oportunidad de oro para mí porque hay una serie de ciudades españolas que me encantan, y desde luego Barcelona es una de mis favoritas". Vicky Cristina Barcelona se estrenaba mundialmente en el Festival de Cannes en el mes de mayo y en todo momento Woody Allen admitió que el rodaje en Barcelona había sido un rodaje de encargo, pero decía también que nunca hubiera elegido rodar en una ciudad que no le gustara a él o a su familia y que, desde luego, Barcelona le gusta mucho: "Yo quería que el público, especialmente el de Estados Unidos, viera Barcelona de la forma en que yo la veo. Quería que experimentaran el agua, la playa, la parte antigua de la ciudad, la arquitectura modernista, la comida... todas las cosas que me emocionan cuando voy a Barcelona". Y ya en los primeros corrillos y a las salidas de las primeras proyecciones en el Festival se comprobaba algo que sería después habitual con el público tras el estreno comercial, y es que Vicky Cristina Barcelona creaba cierta discusión. Una comedia sentimental, divertida y sexy quizás, pero en lo que a Barcelona se refiere, Allen no había investigado demasiado, no había ido más allá de los cuatro tópicos de postal; eso sí, todo el mundo estaba deacuerdo en el fabuloso trabajo de Penélope Cruz. Sus escenas hacían reír, sobretodo aquellas que están habladas en un spanglish divertidísimo, en las discusiones con Javier Bardem, unas escenas que a nadie extrañaría llevaran a Penélope de nuevo a las puertas de la nominación al Óscar {Efectivamente, sí ha sido nominada}. Vicky Cristina Barcelona ha sido una de las películas recientes de Woody Allen que mejor recaudación han obtenido en Estados Unidos. En septiembre, Woody Allen la presentaba en el Festival de San Sebastián y comentaba que no acierta a comprender el porqué de este éxito: "No tengo ni idea de a qué se debe el interés que la película ha despertado en Estados Unidos. Cuando la terminé me sentí igual que con el resto de mis películas, me había divertido haciéndolo, pero cuando la veo sólo me fijo en los errores". El interés por Barcelona, mientras tanto, se disparaba en Estados Unidos, y visto el éxito turístico pues no sería extraño que a Woody Allen le llovieran ofertas de localización de todos los rincones del mundo. Por cierto, ¿volverá a rodar algún día en alguna otra ciudad española?: "Podría ser Barcelona, pero no me importaría rodar en Madrid o en San Sebastián".




  • Teo 'Cara a Cara': Para dos actorazos maduros que han tenido que esperar años y años para rodar juntos una película, uno frente al otro y a ver qué decía la cámara; este Teo es para Al Pacino y Robert De Niro.


     Los visitantes más importantes del año se plantaron un sábado en un hotel de Madrid, el salón estaba de bote en bote para ver Robert De Niro y Al Pacino que -por primera vez- protagonizaron juntos una película titulada Asesinato justo {en rigor es la tercera vez, ya que anteriormente protagonizaron El Padrino II de 1974 y Heat de 1995}, donde interpretan a dos detectives de la policía de Nueva York. Los dos demostraron estar en plena forma, Robert De Niro ya ha cumplido los 65 pero confirmó que no tiene ninguna intención de jubilarse, aunque reconoció que ahora le ofrecen otro tipo de papeles: "Hubo una época, cuando empecé a interpretar papeles de padre, en la que decía 'Dios mío, ya soy padre', así que ahora estoy esperando a que me ofrezcan papeles de abuelo". Y Al Pacino, que ya tiene 68, tampoco quiere retirarse. Pacino repartió autógrafos y sonrisas a diestro y siniestro, y no dejó de hablar ni un momento: "¿Quieres que responda también a esta, Bob?". Pacino se ofrecía a responder a todas las preguntas ya que Robert De Niro parecía menos hablador que su colega. Son amigos y tienen muchas cosas en común, aunque sus prioridades son diferentes: Para Al lo más importante es el trabajo, pero para Bob es su familia: "Cuando te haces mayor te das cuenta de que tienes que aprovechar los años que te quedan, así que intento hacer sólo aquellas cosas a las que realmente me apetece dedicar mucho tiempo, como estar con mis hijos, con mi familia, y trabajar sólo en proyectos que realmente me interesen y en los que esté dispuesto a emplear tanto tiempo". Sin duda, Al Pacino fue el rey de la fiesta, se metió al público en el bolsillo, se atrevió con todo aunque le costó un poco reconocer con quién le ha gustado más trabajar, con Robert De Niro o con Marlon Brando: "Prefiero trabajar con Bob porque es más cercano a mi edad, y le tengo menos miedo, pero adoro a Marlon Brando: él es una gran inspiración para mí, y seguro que también para Bob. Los dos le conocimos y le quisimos, es el actor más grande que ha producido norteamérica". Una visita como esta había que aprovecharla, así que Al y Bob hablaron bien poco sobre su nueva película y mucho sobre sus respectivas carreras. Fue casi una hora de rueda de prensa donde respondieron a todas las preguntas, y hasta se atrevieron a imitarse el uno al otro. Bob se atrevió a repetir una de las frases más célebres de Al Pacino, y viceversa. Al Pacino y Robert De Niro llevan más de 40 años haciendo cine, entre los dos suman más de 100 películas, 11 nominaciones y 3 Óscar. Nos han regalado personajes inolvidables y esperamos seguir viéndoles en la gran pantalla, ya sea cara a cara o por separado.




  • Teo 'Polémica': Ex aequo para dos películas españolas, que atención, va tópico... "han hecho correr ríos de tinta", y que han sido Camino y un Tiro en la cabeza.


     Han sido dos de las películas españolas que más polémica han suscitado a lo largo de este año. Camino, la película de Javier Fesser molestó tanto a la familia de la niña Alexia González-Barros, en la que Fesser se inspiró para crear la película, como al Opus Dei: "A mí no me consta que el Opus Dei haya dicho nada de la película, yo tengo que ser sincero y lo que de verdad creo es que la película no critica nada, la película da voz y da espacio para que cada uno pueda defender, y exponer sus argumentos y sus fundamentos, que son dos cosas diferentes". Fesser dedica la película a la verdadera Alexia González-Barros, y la familia de la niña le pidió que retirara esa dedicatoria. También sentó muy mal a la familia una escena del film: "-La reacción de quienes estaban en el lecho mortal de Alexia, ¿en verdad tuvieron esa reacción teatral? -¿Te refieres a los aplausos? -Exactamente, sí. -Esto pertenece al caso real, este aplauso que sucede cuando una niña muere en lo que ellos consideran olor de santidad, o muere de una forma extraordinaria o se enfrenta a una cosa tan triste y tan dolorosa de una forma alegre y feliz, pues aquello desemboca en un aplauso. Es verdad que tiene un carácter muy surrealista pero, por otro lado, tiene un carácter muy bonito". La familia de Alexia negó que en la muerte de la niña hubiera habido aplauso alguno, hubo algún intercambio de correos electónicos entre miembros del Opus Dei y Fesser, alguna que otra nota de prensa, en algún momento dio la impresión de que se buscaba por parte de la productora -de Mediapro- y de Javier Fesser una polémica para relanzar comercialmente la película en la taquilla, pero al final Camino pasó por las carteleras discretamente {Sin embargo, obtuvo 6 premios Goya -y de los importantes-, de las siete nominaciones a las que optaba). La otra película polémica del año fue Tiro en la cabeza de Jaime Rosales, una película que no dejó indiferente a nadie. Tuvo fieros detractores ("Usted filma subjetivamente lo que quiere filmar de la normalidad supuesta de los demás, y luego le da la ambigüedad del sonido que encima como pues usted es un director que está aprendiendo, lógicamente no le da la altura de un taquí), pero también tuvo apasionados defensores ("O sea, yo en Jaime Rosales tengo fe, es una cuestión de fe, porque Jaime Rosales te lleva a caminos que nunca has recorrido antes"). Tiro en la cabeza es una película en donde no se oye diálogo alguno y que cuenta el asesinato de dos guardias civiles en el sur de Francia. Rosales era consciente de que no había hecho una película fácil: "No es una película fácil, porque lo fácil es encontrar la guía ideológica en el camino que te lleva hacia donde tú crees que tienes que ir, pero la película, de alguna manera, quiere desactivar esa idea de que las herramientas que tenemos actualmente y los conceptos que estamos barajando actualmente, y las dinámicas que están establecidas actualmente, pienso yo desde la modestia, de mi corto entendimiento, que no nos van a llevar a una solución, y por eso hago esta película". Tiro en la cabeza también pasó sin pena ni gloria por las taquillas, pero por el hecho de haber generado polémica, discusiones y disputas, las dos, Camino y Tiro en la cabeza, se han hecho merecedoras de estos Teófilos de Mármol, al menos algo es algo.




  • Teo 'Infalibilidad 2008': Es para un actor que ha metido 3 de 3... ha hecho tres películas y las tres buenas, para mí el mejor actor del 2008 por su buen ojo al elegir es Philip Seymour Hoffman.


     No lo decimos nosotros, lo dice Javier Bardem: "Philip Seymour Hoffman para mí es uno de los mejores actores de la historia". Hace años que no le perdemos la pista, uno de esos actores secundarios especializados en robarles la escena al protagonista, como hacía en Boogie Nights o en Happiness. Hace dos años se consagró definitivamente con el Óscar que ganó por interpretar a Truman Capote, y en este 2008 ha vuelto a mantener muy alto el listón, regalándonos tres interpretaciones magistrales. En La familia Savages daba vida a un profesor cuarentón que junto a su hermana tiene que ocuparse de su padre, con demencia senil. Después Hoffman cambió de aspecto y ambiente en La guerra de Charlie Wilson: con bigote y barrigón, el pelo grasiento y cierto aire torrentiano, se metió en la piel de un agente de la CIA que ayuda al político Tom Hanks a implicar a su país en la guerra entre afganos y soviéticos. Por este personaje fue nominado al Óscar, de actor de reparto, compitiendo con el premio que al final se llevó su mayor fan, Javier Bardem. Pero Hoffman aún no nos lo había enseñado todo, pocas semanas después llegó su Top Ten de este año, la que para muchos es la mejor película de 2008: Antes de que el diablo sepa que has muerto, en ella nuestro hombre le proponía a su hermano Ethan Hawke atracar la joyería de sus propios padres. Tres grandes interpretaciones en tres de las mejores películas del año, hay pocos actores que puedan presentar un currículum semejante en 2008, y es que tal vez no sea una estrella al uso, ni guaperas, ni con carisma, pero ojalá el cine americano siga apostando fuerte por él, porque este tío nos pone. {Hoffman es nuevamente candidato al Óscar como Actor de reparto por la película La duda, estrenada en España el 30 de enero de 2009}.




  • Teo 'IMSERSO 2008': Es para los que se jubilan porque no quieren seguir, y este año se lo doy a uno de los mejores directores del cine español, que dice que ha hecho su última película. La película se llama Todos estamos invitados y el director es Manuel Gutiérrez Aragón.


     El pasado mes de octubre, Manuel Gutiérrez Aragón, 66 años, anunciaba en una entrevista en el Diario El País que había decidido dejar el cine: "Pues hombre, pues porque ya he hecho muchas, todo el mundo tiene derecho a jubilarse, y bueno, yo pienso que ha cambiado todo, ha cambiado la manera de producir, la manera de ver el cine, y bueno, y el cine, esto que llamábamos un poco el cine independiente pero muy bien hecho, un cine que era crítico pero también aspiraba la belleza, eso ya no tiene tanto lugar, porque eso es caro de hacer, no porque la gente no le guste sino porque es muy caro, y he pensado que me tocaba. Yo quería hacerlo de una manera discreta pero evidentemente me he equivocado". En la filmografía de Gutiérrez Aragón hay títulos como Habla mudita, Feroz o La mitad del cielo que por sí solos justificarían un premio como este Teófilo, pero es que además el director ha estrenado este mismo año, el año de su retiro, una de las películas más valientes del reciente cine español. En Todos estamos invitados, Gutiérrez Aragón contaba la vida cotidiana en San Sebastián de un profesor universitario amenazado por E.T.A. que interpretaba José Coronado: el silencio, la contradición de una sociedad en la que alguien puede compartir una cena en cuadrilla en una sociedad gastronómica con los cómplices de quienes le quieren asesinar. Manuel Gutiérrez Aragón: "Lo que la película pretende, más allá de ser una película sobre E.T.A. como se dice de una manera un tanto simplificada, es un poco esta vida cotidiana terrible, de los amenazados, a los que no consiste sólo que sea una persecución porque le puedan pegar un tiro en la nuca, sino también hasta qué punto afecta a todas las relaciones personales, sociales, familiares y amorosas". En la entrevista en la que anunció su retiro, Gutiérrez Aragón confesaba que ahora dedica el tiempo a la literatura en vez de al cine, y que de hecho estaba escribiendo una novela: "Cuando me hicieron la entrevista porque dejaba el cine, pues la periodista vió que en el ordenador había una página y yo le dije que tenía 190 páginas... era mentira, sólo existía esa página inicial. Pero enseguida me llamaron de dos importantísimas editoriales, así que la promoción ha sido estupenda, así que me puse corriendo a escribir de verdad una novela". Bueno, pues a la espera de que esa novela se publique y que sea todo un éxito, nosotros queremos recordar y premiar al Gutiérrez Aragón cineasta, por su honestidad y por la valentía mostrada hasta la última vuelta de manivela: "Ha llegado un momento en que ya aquí no hay matices: o ellos o nosotros".