feed

Premios de cine: Teófilos de mármol (4ª y úlima parte)



Escucha este post Share

Transcripción de la cuarte y última parte de los Premios Teófilos de Mármol de El Cine de Lo Que Yo Te Diga de la Cadena Ser



  • Teo 'Sorpresa': Este año ha sido el de una chica joven a la que conocimos en enero y unos meses después se confirmaba con una de las películas más terribles del 2008: Un crimen americano {An American Crime}, la conocimos antes con la película Juno y es Ellen Page.


     Una canadiense de a penas 20 años sorprendió a todos colándose entre las cinco candidatas como mejor actriz en la pasada edición de los Óscar. Ellen Page consiguió su primera nominación por interpretar a una adolescente en apuros llamada Juno. Todos aplaudieron la interpretación de esa adolescente valiente, sarcástica y con mucho sentido del humor, aunque Ellen Page decía que no era para tanto: "Para ser honesta, no creo que me lo merezca; me parece que el premio es estar nominada al lado de personas a las que respecto muchísimo, y haber tenido la suerte de conocer a gente maravillosa durante los últimos meses". Ellen Page no se llevó el Óscar, que fue para Marion Cotillard, pero se dio a conocer al gran público gracias a esa adolescente con la que tiene algo en común: su pasión por la música, sobretodo por la de un grupo llamado The Moldy Peaches. Ellen Page se dio a conocer con Juno pero debutó como actriz a los 10 años en una serie de televisión. Su padre, que es diseñador gráfico, y su madre, que es profesora, la apoyaron desde el principio. De la tele saltó al cine, donde trabajó en muchas películas canadienses y de ahí a Estados Unidos, donde protagonizó Mouth To Mouth y Hard Candy. Llegaron a comparar su interpretación con la de Jodie Foster en Taxi Driver, y poco a poco, Ellen Page se convirtió en una de las actrices jóvenes más solicitadas de Hollywood, donde también ha trabajado en súper-producciones como X-Men: La decisión final. Pero Ellen Page dice que siempre que puede vuelve a Canadá para estar con sus amigos y su familia. Ellen Page se ha hecho muy popular gracias a Juno y no para de trabajar, este año la hemos visto también en An American Crime pero tiene muchos estrenos pendientes: un drama con Ellen Burstyn {The Stone Angel}, un thriller con Susan Sarandon {Peacock} y una comedia que dirige Drew Barrymore {Whip It!}. Así que parece que Ellen Page no va a tener mucho tiempo libre, aunque asegura que seguirá sacando tiempo para su familia, sus amigos y la música.




  • Teo 'Vuelta Interminable': Para el personaje que muchos dudábamos que regresaría alguna vez, por más que nos aseguraran que sí, que volvía. Bueno, pues este Teo es para el gran Indiana Jones, que ha vuelto.


     19 años hacía que no veíamos una nueva aventura de Indiana en las pantallas. A lo largo de estas casi 2 décadas hubo muchos rumores de una cuarta parte, pero ha sido este año cuando, por fin, el deseo de millones y millones de fans se ha hecho realidad. El reino de la calavera de cristal se presentó por todo lo alto en el Festival de Cannes. Allí Steven Spielberg, Harrison Ford y George Lucas explicaban que habían querido hacer un Indiana maduro, ya cincuentón, pero igual de sarcástico y con las mismas ganas de aventura. Indiana Jones se reencuentra con un viejo amor, Marion, la heroína de En busca del arca perdida, y además descubre que es padre... Shia LaBeouf es la joven estrella que fue elegida para ser el hijo de Indi. Pero a pesar de lo esperado del estreno, la vuelta de Indiana Jones no entusiasmó a todos. El guión para muchos era demasiado simplón, fácil, lleno de tópicos y -como no- los espectadores pronto encontraron muchos gazapos... Indiana Jones tenía que haber tenido a mano un buen mapa porque cometió muchos errores geográficos, tantos que incluso miembros del Gobierno peruano pidieron el boicot para la película. Para colmo, la Calavera de crital pre-colombina que da título a la película y que se encontraba en el museo del Louvre resultó que era falsa, que había sido tallada en el siglo XIX por un artesano alemán. A pesar de todo eso, la película funcionó bastante bien en la taquilla y lo que todo el mundo se pregunta ya es si habrá una quinta entrega. De momento, por habernos re-encontrado con uno de nuestros héroes cinematográficos preferidos, nosotros le otorgamos nuestro Teófilo de Mármol, enroscado, eso sí, en una bonita serpiente.




  • Teófilo de Mármol 'Doble Cara': Para dos películas, para dos hermanos, los dos han hecho las dos y se han dado el lujazo de hacer dos géneros como el thriller con psicópata y la comedia absurda, y han quedado bien con las dos. Es el año de los hermanos Coen por No es país para viejos y Quemar después de leer.


     Los hermanos Coen son dos y tienen dos personalidades pero no una diferente cada uno, sino dos personalidades que comparten entre los dos. Son a veces duros y secos como en Muerte entre las flores, otras gamberros a más no poder a base de personajes inolvidables. 2008 nos ha dejado dos buenos ejemplos de estas dos personalidades. Los hermanos Coen en su versión más austera y sin contemplaciones nos estremecían con No es país para viejos. La película se basaba en una novela de Cormac McCarthy en la que encontraron elementos que hicieron que la historia fuera muy suya. Ethan Coen: "No específicamente un solo ingrediente, nos atrajeron varias cosas de esta novela; por ejemplo, el hecho de que los personajes estuvieran muy ligados a un paisaje muy determinado, es algo que siempre nos gusta. Tenía además muchos elementos cinematográficos, elementos policiacos, crimen, persecución, acción... elementos que parecían concebidos para hacer con ellos una película". Y un peinado que pasará a la historia de los peinados de cine, el que lucía el asesino Javier Bardem. En septiembre volvimos a encontrarnos con los hermanos Coen pero entonces en su versión más gamberra y desenfadada. En Quemar después de leer, George Clooney y Brad Pitt se dedicaban a hacer el payaso sin el más mínimo complejo. Brad Pitt como chulo de gimnasio y George como agente de la C.I.A., pero agente de tercera división. Una parodia sobre el funcionamiento de la C.I.A. en la que John Malkovich batía el récord de palabrotas por minuto y en la que Frances McDormand bromeaba sobre su físico y sobre la cirugía estética. No es país para viejos ha sido, sin duda, una de las grandes películas del año; Quemar después de leer, uno de los éxitos de taquilla del otoño... dos caras de la misma moneda. Una moneda en la que, por lo menos este año, no hemos tenido que elegir.




  • Teo 'Ternura 2008': Para un robot tan expresivo como Wall-E.


     A lo largo de la historia del cine hemos conocido toda clase de robots: algunos serviciales, otros asesinos... pero ninguno ha conseguido tocarnos tanto el corazón como el pequeño Wall-E. Wall-E no sólo es un robot enamorado sino que gracias a su simpatía, a su ternura y a su expresividad consigue también enamorar al espectador. Wall-E es el último robot sobre la tierra, hace siglos que los humanos abandonaron el planeta pero alguien olvidó desconectarlo, y desde entonces Wall-E ha seguido todo este tiempo haciendo aquello para lo que estaba programado: tareas de limpieza y recogida de basura. Hasta que un día aterriza una nave espacial de la que sale Eva, un robot chica de última generación; a partir de ahí comienza una entrañable historia de amor y de aventuras. La primera parte de la película no tiene diálogos, sólo se escuchan los ruidos de los robots, pero las palabras no se echan de menos: la expresividad de Wall-E, de Eva con sus gestos y sus acciones lo dicen todo, en unas escenas que recuerdan a los mejores momentos del cine de Buster Keaton o Chaplin. Carlos Baena es uno de los tres animadores españoles que participaron en la producción: "El hecho de que haya sido una película en la que casi 45 minutos de la película no tienen diálogo, ha supuesto más trabajo desde el punto de vista de la parte de animación porque de repente te encuentras con un personaje que es tan sencillo visualmente... y los animadores han tenido que hacer muchos estudios a la hora de cómo comunicar sentimientos tan profundos". No sólo por la perfección técnica de la animación, algo a lo que la factoría Pixar ya nos tiene acostumbrados, también por la maravilla de guión, los efectos visuales, los movimientos de cámara, el derroche de imaginación, y sobretodo por lo entrañable de su protagonista... por eso, por todo ello Wall-E merece este Teófilo de Mármol; ya lo dice Rodrigo Blas, otro de los animadores españoles que trabajaron en la película: "Películas como Wall-E creo que son las que enseñan que la animación no es sólo un género menor, no es, es un medio que cuenta historias tan potentes como cualquier tipo de cine".




  • Teo de Mármol 'Amor Verdadero': Suele ir a parar a una historia donde el amor supera todo lo superable, incluidos a veces el guionista, el director y los actores, que es lo que ha pasado este año con la película que se va a llevar este Teófilo de Mármol: la película Australia.


     No les vamos a contar el final de Australia pero el propio director de la película, que es Baz Luhrmann, reconoce que tuvo muchas dudas a la hora de elegir el desenlace de esta aventura ambientada en Australia en los años 30: "Forma parte de mi proceso de trabajo: escribí 6 guiones aunque sólo consideré 4; solamente rodé 2 finales: un final trágico y, también, uno puramente feliz, y vi cómo funcionaban los dos finales en un pase con público". En Estados Unidos es muy habitual el organizar pases con público antes de estrenar una película, para ver cómo reacciona la gente. Luhrmann, el director de películas como la versión de Romeo y Julieta con Leonardo DiCaprio o Moulin Rouge, dice que en esos pases previos de Australia, las mujeres más jóvenes son las que preferían un final trágico para Nicole Kidman y Hugh Jackman, que son los protagonistas de esta aventura épica. Nicole Kidman interpreta a una aristócrata inglesa que se va a Australia para re-encontrarse con su marido y allí conoce a Hugh Jackman, que es un vaquero que la ayuda en su experiencia australiana. Dicen que Nicole aceptó el trabajo sin leer el guión porque le gusta mucho la forma de trabajar de Baz Luhrmann: "Cuando estás rodando con él no te puedes salir del personaje ni un momento porque nunca sabes cuándo va a empezar a grabar; estás trabajando desde el primer momento en que entras en el plató hasta que sales porque no sabes cuándo va a cazarte, y creo que esa es una gran manera de trabajar". Australia es una súper-producción que ha costado 75 millones de euros y que según sus protagonistas tiene de todo: aventura, comedia, romance, drama, magia y también algo de cine bélico. Baz Luhrmann reconoce que el rodaje ha sido una auténtica odisea porque ha durado nada menos que 9 meses, y la post-produccción tampoco ha sido fácil porque dicen que ha tardado algo más de un año en montar esta película. Dicen que estuvo haciendo cambios en el montaje final hasta 5 días antes de su debut ante la prensa australiana, y lo que más veces cambió fue el final de la película, no sabía cómo debía acabar esta historia, y le gusta recordar que en sus anteriores películas ha probado suerte con los dos tipos de finales posibles: "Hice una película con un final predecible y muy feliz, y otra como Romeo y Julieta, que acababa con aquella tragedia de juventud, esa tragedia tan bella". Si quieren saber el final de la película tendrán que ir al cine a ver Australia, y si quieren saber cómo era el final que se quedó fuera, siempre podrán recurrir al lanzamiento en DVD que seguramente incluirá las escenas eliminadas: "Estaré encantado de incluirlo en un DVD que salga a la venta las próximas Navidades".




  • Teo 'Expectación 2008': A la película que la provocó por todo el mundo, porque hablaba de un grupo de chicas muy populares... Sexo en Nueva York.


     Hace ya más de 4 años, en febrero de 2004, después de 7 temporadas {fueron seis, no siete} llenas de premios: 7 Emmys, 8 Globos de Oro y de un gran éxito, Sexo en Nueva York, la mítica serie de televisión puso el definitivo punto y final; desde entonces se barajó la posibilidad de que esas 4 mujeres dieran el salto de la pequeña a la gran pantalla. Después de muchos dimes y diretes, las actrices se pusieron de acuerdo y la película se hizo, y si en la serie de televisión conocíamos a estas mujeres en la treintena, en la película ya están en la cuarentena. La película, eso sí, resultó menos atrevida que la serie de televisión, se cuidaron más las escenas de sexo y el lenguaje. Lo que sí cambió, claro, fue la duración, los episodios de televisión duraban media hora, la película dos horas y quince minutos. Sin embargo, Sexo en Nueva York ha sido uno de los grandes éxitos de la temporada, recaudando más de 150 millones de dólares. Muchos pensábamos que iba a ser el remate final de Sexo en Nueva York, un final de cuento un tanto dulzón, almibarado, pelín empalagoso... pero al que entregamos por su éxito nuestro Teófilo de Mármol.




Descarga del audio de los premios de cine: Teófilos de mármol (El Cine de Lo Que Yo Te Diga de la Cadena Ser).