feed

Iron Maiden - "The Number Of The Beast" (1982)



Escucha este post Share

The Number Of The Beast

Durante la grabación de este disco ocurrieron casos de caídas de tensión, descargas eléctricas e interferencias de radio sin causa aparente. El incidente más inquietante ocurrió cuando el productor Martin Birch tuvo un accidente de tráfico con otro coche (conducido por un fanático religioso), como resultado del cual la reparación del coche costó "666" libras (él acabó pagando 667). Todos estos sucesos fueron interpretados, naturalmente, como una buena campaña publicitaria. Este disco entró directamente en el número uno en UK y permaneció en ese puesto durante dos semanas. En USA llegó al puesto 33 en las listas del Billboard y permaneció en el top 100 durante 8 meses. La portada muestra a EDDIE manipulando a un demonio como una marioneta con cuerdas, que a su vez también movía a un minúsculo EDDIE. En el cuadrante inferior-derecha está la "firma" de Derek Riggs (cerca de la pierna el demonio rojo, donde la gente en llamas).


Clic para Ampliar


Formación: ADRIAN SMITH (guitarra), BRUCE DICKINSON (voz), CLIVE BURR (batería), DAVE MURRAY (guitarra) y STEVE HARRIS (bajo).

Temas de la edición del 29 de Marzo de 1982: Invaders, Children Of The Damned, The Prisoner, 22 Acacia Avenue, The Number Of The Beast, Run To The Hills, Gangland, Hallowed Be Thy Name.

Temas extras en el bonus cd de la edición de Octubre de 1995: Total Eclipse, Remember Tomorrow (Live).

La edición japonesa original del disco incluía el tema "Total Eclipse".

Por problemas legales con la compañía de Samson, la anterior banda de DICKINSON, éste no pudo escribir canciones para Iron Maiden durante el primer año, por eso no aparece aquí ninguna composición suya.

Siete de sus ocho temas están relacionados de alguna forma con la muerte, la única excepción es la canción "22, Acacia Avenue", que trata sobre "Charlotte The Harlot", la prostituta de la que hablaban en su primer disco.

El tema "Invaders" es una extensión de su vieja canción "Invasion" (incluida en el EP "The Soundhouse Tapes" y en la cara B del single "Women In Uniform"). Trata sobre la invasión Vikinga de Inglaterra.

"Children Of The Damned" es una canción inspirada en la película inglesa de terror "Los hijos de los malditos" (dirigida en 1963 por Anton Leader); trata sobre seis niños con habilidades psíquicas que son obligadas a luchar por su supervivencia contra una raza humana inferior.

El tema "The Prisoner" está basado en una serie del mismo nombre, de los años 60, de la TV británica, con Patrick Mc Goohan. En la serie un agente secreto británico deja el servicio secreto y es narcotizado tan pronto como llega a casa. Se despierta en un lugar llamado "The Village", donde la gente tiene números en lugar de nombres. Él es el número 6 de la jerarquía, mientras que el número uno dirige el lugar. Al comienzo de la canción se produce el siguiente diálogo, sacado de la serie: –"We want information... information... information..."; –"Who are you?"; –"The new number two"; –"Who is number one?"; –"You are number six"; –"I am not a number!... I am a free man!"; –"". (–Queremos información... información... información... ; –¿Quién eres tú?; –El nuevo número dos; –¿Quién es el número uno?; –Tú eres el número seis; –¡Yo no soy un número!... ¡Soy un hombre libre!; –). El solo de la canción es obra de ADRIAN.

"22, Acacia Avenue" trata sobre la prostituta Charlotte y esa era la dirección donde vivía en el East End de Londres (según HARRIS).

El tema que da título al disco fue inspirado, en parte, por la película británica de terror "La maldición de Damien" (dirigida por Don Taylor en 1978). Es sobre una pesadilla que se supone que tuvo STEVE HARRIS. Es un tema contra el satanismo, y no al contrario, pero muchos la malinterpretaron, y en particular las líneas "666, the number of the beast/666, the one for you and me" ("666, el número de la bestia/666, tu número y el mío"), lo que ocasionó innumerables problemas al grupo. Esta canción comienza recitando el capítulo XII, versículo 12, y el capítulo XIII, versículo 18 del libro de El Apocalipsis o Revelación: "Woe to you, O earth and sea, for the devil sends the beast with wrath, because he knows the time is short [...] Let him who hath understanding reckon the number of the beast, for it is a human number; its number is six hundred and sixty–six" ("Por eso, alegraos, oh cielos, y vosotros, los que habitáis en ellos. Maldición a la tierra y al mar, porque el diablo ha descendido hacia vosotros con gran furor, sabiendo que queda poco tiempo [...] Aquí la sabiduría. El que tenga inteligencia, calcule el número de la bestia, un número de hombre. Su número es 666").
Se había pensado que esta intro la grabara el actor Vincent Price pero éste pidió mucho dinero para hacerlo, así que finalmente el grupo contactó con un desconocidó con una voz similar a la suya.

El tema "Run To The Hills" cuenta la historia de la masacre de los indios americanos por parte de los soldados, visto desde los dos puntos de vista: la primera parte cuenta la de los indios y la segunda la de los soldados.

"Gangland" es un ritmo influido por el jazz, con la intro de batería escrita por CLIVE BURR. Esta canción relata el miedo e incertidumbre de vida en 1930 con las pandillas, todo muy al estilo Al Capone.

"Hallowed Be Thy Name" es sobre un prisionero al que sólo le restan unas pocas horas de vida. Primero hace un solo DAVE y después ADRIAN. Es el tema favorito de STEVE junto al tema que da título al disco y “22, Acacia Avenue".

Mi opinión: PAUL DI'ANNO fue despedido del grupo por su falta de profesionalidad y fue sustituido por BRUCE DICKINSON, cuyo timbre de voz no se parecía en nada a la de su antecesor, pero aparte de dar un ambiente diferente a los nuevos temas, fue capaz de cantar perfectamente los temas antiguos. Estos adquirían una dimensión nueva, manteniendo la energía y, cono no, el sentimiento de la versión original. Al contrario de muchos cantantes, no tuvo problemas para ser aceptado por los fans, quienes veían que en directo se comportaba como un huracán y su trato con ellos era tan cordial como el del resto de la banda. Para la mayor parte de los fans y de la crítica especializada, este es el disco estrella del grupo, su piedra filosofal. Incluye muchos de los temás más populares entre el público (entre el que me incluyo) y que no suelen fallar en sus conciertos, a saber: Children Of The Damned, 22 Acacia Avenue, The Number Of The Beast, Run To The Hills y Hallowed Be Thy Name.