feed

Críticas de Carlos Pumares



Escucha este post Share

Navegando por la red di con una crítica escrita por Carlos Pumares sobre Superman returns Abrir sitio en una ventana nueva, y eso me hizo recordar una nota que tenía por ahí con dos de sus críticas relacionadas con Alfred Hitchcock...

'Vértigo': ahora yo soy el malo de la película


Seré objeto de mofa y escarnio pero ¿qué le vamos a hacer? Hoy vamos a desmitificar 'Vértigo'. No es que tenga interés en desmitificar, lo que me molesta es que se mitifique sin motivo. Hoy voy a atacar a Hitchcock, que es un chapucero y un vago.

James Stewart queda colgado de un canalón, y a continuación ya está en casa curado ¿quién le ha bajado? ¡Ah! Como es Hitchcock muy bien, ¡je! Pero hace lo mismo en 'Con la muerte en los talones', cuando Eva Marie Saint queda colgada del monte Rushmore, Cary Grant la coge y luego aparecen en el tren. Lo que a nadie se le perdonaría es intocable porque lo dice Hitchcock. Si no sabe bajar a James Stewart del canalón, ¡que aguante ahí hasta que lleguen los bomberos y le bajen con una escalera, o que pongan una red abajo!

Más cosas. Hasta un forense muy inútil, muy inútil, muy inútil, debería descubrir que esa señora que cae desde la torre de la Misión Española, ya está muerta cuando la tira el marido. Porque después de cualquier muerte violenta... ¡¡¡SE HACE LA AUTOPSIA!!! A una persona que se ha suicidado LE HACEN LA AUTOPSIA. Pero si descubren que no se ha suicidado, se quedan sin película.

Y si es el mago del suspense, ¿POR QUÉ NOS CUENTA LO QUE OCURRIÓ MEDIA HORA ANTES DE QUE TERMINE? ·##*@**

Tenemos la teoría de que Hitchcock lo ha hecho bien en alguna película como 'Yo confieso', donde nos cuenta al principio quién es el malo, y se juega con el espectador. Pero contar lo que pasó a media película es ACABAR CON EL SUSPENSE. Hitchcock crea un suspense más falso que Judas.

Y ¿Kim Novak guapa? A veces sí, a veces no. Y ahora yo soy el malo de la película...





Otra vez Hitchcock...



No es que yo haya emprendido una caza de brujas en contra de un director querido, admirado, respetado, como Alfred Hitchcock. Yo no es que quiera destrozarle. Pero creo que haría falta colocarlo en su auténtico sitio. Un genio en muchísimas ocasiones. Esa utilización de la escalera, falseando todo el tiempo, en 'Encadenados', es absolutamente genial.

Creo que en un programa ya destrocé 'Vértigo'. Mi teoría es que a Hitchcock se le perdona lo que a otros no. Lo que en otro sería un defecto que todo el mundo atacaría, es un guiño gracioso del director. ¡Vaya!

Hay una teoría que dice que el cine no aguanta el paso del tiempo. Las que lo aguantan son las obras maestras. Muchísima gente se sigue riendo con la escena del camarote de los hermanos Marx. O sintiendo la alegría y la felicidad en ese baile de Gene Kelly en 'Cantando bajo la lluvia'. Eso es intemporal. Ése es el cine.

Hitchcock es una persona que, por su forma de rodar era rápido. Me voy a una película famosa: 'Con la muerte en los talones', que tiene de todo mal hecho. Celebérrimo Cary Grant en una carretera esperando un autobús. Y una avioneta fumigadora. Hoy, y a lo mejor es una cultura adquirida... pero yo creo que esa transparencia... Técnicamente el ensamblaje entre transparencia y actor, bien hecha. Pero ¡por Dios!, ¡a ver si coge un poco más de polvo el traje de Cary Grant! Es que se ve que es una pantalla, que se está tirando al suelo... ¿Y por qué se le tolera esa transparencia?

Pero vamos al guiño de Hitchcock: Monte Rushmore. En un momento dado de la persecución, Eva Marie Saint queda colgada y Cary Grant le sujeta de la mano. La escena siguiente es en el tren. Vamos a ver, y que nadie se ofenda. ¿Cómo han bajado del monte? ¿Quién? ¿DE QUÉ MANERA? Eso obliga a que vaya más gente, pongan escaleras, tiren cuerdas... Yo no tengo por qué suponerlo. ¡¡¡Que me den algo!!!

En más de una película hay cosas inexplicables que pueden decir que es una elipsis narrativa. Hoy, 'Con la muerte en los talones' ya no nos divierte. Ha envejecido. Probablemente por estas cuestiones puramente formales. Porque escenas que él sabe resolver, como lo de la subasta, pues muy bien. Esto sí sería tema: coger toda la obra de Hitchcock y verlas hoy. ¿No se ha desmitificado a otros? Pero no es desmitificar por demitificar, sino ponerlo en su justo valor.